Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Blog
Por Lara Lombarte

Maestría 7: Ayudar al cliente a establecer y mantener objetivos claros

Ahora es el momento de darle una oportunidad a tus sueños. El capítulo 2 de nuestro libro Coaching Nutricional haz que tu dieta funcione empieza con una frase del escritor Stanislaw Lem que dice: “Un sueño solo puede triunfar sobre la realidad si se le da la oportunidad”.

Quizás llevas tiempo teniendo varios sueños guardados en el armario, o en el último cajón, y vas avanzando en tu día a día, sin prestarles la atención que requieren. Sólo de vez en cuando te acuerdas de esos sueños, suspiras y te dices a ti mismo, “Ay! Qué feliz sería si…”

¿No crees que ha llegado el momento de convertir esos sueños en realidad? Si no estás satisfech@ con algún aspecto de tu vida, ¿para cuándo dejas el estar satisfech@? Te preguntarás ¡¿Cómo hacerlo?! La manera es simple, aunque no siempre fácil. Se trata de convertir tus sueños en objetivos.

A lo mejor tú no sabes cómo hacerlo, pero nosotros te podemos ayudar a establecer y mantener propósitos claros. Precisamente de eso trata la 7ª Maestría de la International Association of Coaching , la IAC donde aparecemos como escuela con licencia, de acompañar al cliente en mantener su orientación trabajando hacia los objetivos marcados. En otras palabras, acompañarlo para que defina una meta y no se disperse, perdiéndose por el camino. Porque a veces, eso es lo que nos ocurre cuando nos proponemos un cambio, que empezamos con muchas ganas y mucha concentración pero cuando han pasado unos días o semanas, el entusiasmo disminuye y el enfoque se dispersa.

Cuando hablamos de objetivos relacionados con la alimentación, esto ocurre con bastante frecuencia. Te propones controlar tu peso y las primeras semanas lo tienes muy claro, pero cuando han pasado unos meses ya no tanto.

¿Cómo trabajamos en Nutritional Coaching este aspecto?

Reforzando la importancia que tiene para ti y la confianza que tienes en mejorar tu alimentación, dos variables que tal y como mostramos en el poster del 3r Congreso de la FESNAD, son claves para el éxito.

Vas a hacer algo que te va a requerir de un esfuerzo, aunque sea pequeño, y, por lo menos, al principio. Por lo tanto, debes tener muy claro, qué hace que ese esfuerzo valga la pena y prefieras cambiar a quedarte como estás. Piensa que a veces lo que más te apetece hacer en un momento dado, no coincide con lo que en realidad quieres. Quizás estás en una terracita con unos amigos y te apetece comerte unas bravas, pero en realidad no quieres hacerlo porque deseas controlar tu peso. (Por cierto, si esto te pasa estate atent@ a nuestro próximo post porque te daremos algunas estrategias para afrontar ese momento terraza con éxito). En definitiva, sé muy consciente del “para qué” de tu objetivo, y valora antes de empezar, qué estás dispuesto a hacer para conseguirlo. ¿Cuáles son los motivos por los que eliges comer sano? Si tienes muy presente esos motivos no sentirás que estás obligado, sino que eres una persona libre que ha escogido una opción. Tu opción.

Lo segundo para tener éxito a la hora de alcanzarlo es trabajar la confianza en ti mismo. Si estableces metas a corto plazo, el ir consiguiéndolas hará que te sientas más capaz. Escoge un objetivo relacionado con tu alimentación, por ejemplo, reducir la cantidad de las raciones o incorporar una pieza de fruta al día, y llévalo a cabo, cada día, durante una semana. Más importante que el resultado que consigues en esa semana, es lo que aprendes de ti mismo durante ese proceso. Aprendes a confiar en ti, y en que sí eres capaz de comprometerte con tus propósitos y de mejorar tu alimentación. Es sorprendente ver cómo esa percepción de ti mismo te empodera y te incita a atreverte con más y mayores propósitos.

Otro elemento importante , yo diría importantísimo, es que dispongas de recursos que te ayuden a estar enfocado en el objetivo. Steve Jobs decía:

“La gente piensa que enfocarse significa decir sí a aquello en lo que te enfocas, pero no es así. Significa decir no a otras cientos de ideas buenas que hay.”

Por lo tanto, tienes que mantenerte centrado en tu objetivo. Esto que parece obvio y fácil, en realidad no lo es, porque nuestro cerebro tiende a la dispersión. Es como un cachorro juguetón que se entretiene a la mínima de cambio. Por eso te vendrá muy bien disponer de un Plan de acción en el que anotes tus objetivos y las acciones a llevar a cabo, y te permita revisarlo periódicamente. En nuestro libro te mostramos un ejemplo. Tenlo en un lugar visible y te servirá como elemento recordatorio y a la vez motivador. Léelo cada día y establece un sistema de autoregistro en el que puedas marcar cada día el objetivo cumplido. Celebra tus logros diariamente, reconócelos y disfruta de la alegría de haber recorrido un pequeño tramo más hacia la meta.

¡Vamos! ¿Qué te detiene para convertir tu sueño en realidad? Conviértelo en un propósito claro y dale la oportunidad. No hay nada que perder y mucho que ganar. 

IAC

Yolanda Fleta 

Cofundadora de Nutritional Coaching 

Especialista en coaching nutricional 

Deja un comentario

WhatsApp chat